¡QUÉ RECUERDOS 2!

Ya os adelantamos que habría segunda parte y así lo hemos hecho. A veces no podemos resistirnos a repetir y repetir aquella frase de Jorge Manrique: “Cualquier tiempo pasado fue mejor”. Pero es que es la pura verdad. Salir a jugar a la calle, divertirse con cualquier tontería, quedar con los amigos para intercambiar juguetes y artilugios de nueva adquisición… Así eran las tardes de antaño, con dentaduras postizas, muñecos que crecen en el agua, raquetas pegajosas. Aquí os dejamos algunos de estos artículos, que como todo, vuelven y que son ideales en forma de promociones y regalos publicitarios.

1. Raquetas pegajosas

Raquetas de playa pegajosas.

La nueva versión tiene ventosas en vez de pelos de plástico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si retrocediéramos a una playa en los 80 las veríamos por todas partes. Fueron las palas de playa más vistas a las orillas del Mar Mediterráneo y ahora que vuelve lo retro y el gusto por lo antiguo que mejor momento que usarlas como regalo promocional para tus campañas de fidelización. Ideal para potenciar el concepto “atrapar, pegarse, inseparables”… Las palas de velcro no se separan nunca de tu pelota. Muy interesante la nueva versión: con pelota de ventosas y raquetas de plástico cristalizado. 

2. Muñecos saca ojos

Si aprietas fuerte, le sacarás los ojos!

Seguro que has tenido uno de estos en tus manos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Nadie sabe como se llaman y no tienen un nombre específico, pero si quieres que te entiendan todo el mundo los conoce por “los muñequitos que los aprietas y se le salen los ojos”. Todo el mundo los conoce y ha tenido uno de ellos en sus manos al menos una vez en su vida, pero qué difícil es dar con ellos. Algunos piensas que es ideal como producto contra el estrés y en cambio hay otros que lo defienden como artículo divertido y curioso para los más pequeños. Nosotros pensamos que para una sorprendente campaña de marketing promocional son perfectos. 

3. Muñeco crece-agua

Muñecos que crecen en el agua.

Solo hace falta dejarlos unos días en remojo y voilà: obtenemos un muñeco de hasta 6 veces más grande que el original. Al principio son productos muy pequeños que pesan alrededor de 8 gramos, pero que al ser introducidos en agua, poco a poco van creciendo en tamaño y peso, llegando a multiplicar su volumen por 6 y su peso por más de 13. Increíble.

4. Lata saltarina

La lata saltarina o lata mágica es un regalo muy divertido.

La lata saltarina o lata mágica es otra delicia para nostálgicos.

 

ecovadis
Contacto